La Junta Electoral decidió vulnerar la ley y con ella el derecho de las bonaerenses